Por DinersClub |

La cocina tiene el poder de transportar

El universo de la gastronomía se extiende más allá del simple acto de comer. Esto se debe a muchas razones, pero una de las principales es que las personas generamos un vínculo emocional con la comida. Este vínculo es el que convierte una visita a un restaurante en una experiencia sin límites, donde el sabor, el olor y la textura de la comida pueden ser extraordinariamente evocadores, transportándonos a recuerdos no solo de otras comidas, sino también de lugares y entornos. Los alimentos son un disparador efectivo de las emociones más profundas, estados internos de la mente y el cuerpo…

Image
David Picco ZFOOD

El universo de la gastronomía se extiende más allá del simple acto de comer. Esto se debe a muchas razones, pero una de las principales es que las personas generamos un vínculo emocional con la comida. Este vínculo es el que convierte una visita a un restaurante en una experiencia sin límites, donde el sabor, el olor y la textura de la comida pueden ser extraordinariamente evocadores, transportándonos a recuerdos no solo de otras comidas, sino también de lugares y entornos. Los alimentos son un disparador efectivo de las emociones más profundas, estados internos de la mente y el cuerpo…

El chef Héctor Avero, al experimentar con la gastronomía en su restaurante “Los Troncos”, se transporta a su origen: Buenos Aires, Argentina. A través de la comida, Héctor conmemora su tierra después de vivir más de 40 años en Ecuador. Nosotros crecemos entre carnes y brasas. Mi papá era un excelente cocinero. Él arrastraba las costumbres de sus abuelos originarios de Europa. Él aprendió de los suyos, y yo aprendí de él. Aquí estoy, tratando de enseñar a mis hijos, quiénes ahora saben más que yo”. Así como los ancestros europeos de Héctor se instalaron en Argentina y trajeron sus tradiciones gastronómicas, él trajo las suyas a Ecuador. Ahora, cuando cocino, veo las caras de mis abuelos y de mis padres. Para mí es algo emocionante que me transporta y, sobre todo, me genera nostalgia”.

En Los Troncos la carne y la comida típica argentina es la especialidad: Mi padre hacía permanentemente carne los fines de semana”, narra, Yo siempre estaba sentado al lado de mi papá, era muy pequeño, y miraba y aprendía. Era el primero que comía y el que comía más rico, porque estaba al lado de la parrilla. Es una cosa que llevo integrada en mí”. No es en vano que el nombre del restaurante lleva el subtítulo Fuegos Ancestrales, pues cada corte de carne que se prepara en Los Troncos, transporta a sus comensales al origen de Héctor. Unos de los cortes favoritos del chef son la tira de asado y el bife con hueso de costillar. Los recomienda junto a una papa rellena con salsa agria o unos huevos rotos, y como no, una copa del afamado vino argentino, Malbec. Finalmente, se eleva el sabor de la carne con un maridaje de sales especiales, servido al cliente directamente en la mesa.

David Picco es el chef del Grupo Z, esta vez nos recibió ZFood, un restaurante que se enfoca en pescados y mariscos. Estudió y vivió muchos años en Francia, trabajando en espacios de alto prestigio en la Costa Azul. Posteriormente, regresó a Ecuador, y se volvió a enamorar de su gente, los productos y la comida típica del país. A David los ingredientes le transportan a recuerdos, momentos y emociones. Por ejemplo, ciertos productos lo llevan a su época en Francia: El vino blanco, el perejil, el ajo, el aceite de oliva, me llevan al sur; la mantequilla, la crema, me llevan al norte de Francia”. Ahora, usa producto nacional para la preparación de platos internacionales, Esa mezcla es fantástica. Porque aplico producto fresco en preparaciones de otros lugares. Estando acá, me transporto allá. Es una paradoja, pero esa es la magia de la cocina”. David considera que la comida también puede transportarnos a sensaciones pasadas, Yo recuerdo claramente la primera vez que probé un baguette en Francia, fue tan rico que me pasé toda la calle comiendo y sonriendo. Me hizo feliz”. Ahora, cuando remoja el pan en la salsa de su famoso plato “almejas al vino blanco”, tiene un sentimiento de calidez similar, que le recuerda a ese primer bocado.

Las almejas al vino blanco son uno de los platos que le recuerdan mucho a París, una ciudad sin costa, que, al igual que Quito, goza de tener excelentes proveedores de frutos del mar. En este plato, las almejas provenientes de la costa ecuatoriana son preparadas delicadamente con vino, mantequilla y cebolla. Se sirven con pan baguette para ser remojado en la salsa, por supuesto; todo maridado con un vino Chardonnay que complementa la preparación. Cuando visites ZFood, este es un plato que definitivamente te transportará.

Para Sebastián Ponce, chef de marca de Datu Deli, los momentos en familia son los que le han llevado a relacionarse con la comida a lo largo de su vida. Desde pequeño le gustó la cocina, solía observar a su abuela paterna y a su madre preparar comida típica del Ecuador, como el seco de chivo y rosero quiteño; y ayudaba con pequeñas tareas, como hacer masas y rellenos. Otro de sus recuerdos tempranos es reunirse con familia y amigos los domingos, al aire libre, para preparar parrilladas, en las que cada persona aporta con algo distinto: papas, vegetales, embutidos, carnes; y se cocinaba en conjunto. Más tarde, cuando llegó el momento, probó distintas opciones de carrera, pero siempre tuvo una conexión con la comida que le llevó a hacer de la gastronomía su profesión. Estudió artes culinarias en el Instituto Cordon Bleu, y vivió fuera del país por muchos años, trabajando en Perú y Estados Unidos, antes de regresar a Ecuador.

Actualmente, en Datu Deli –un delicatessen que también funciona como restaurante y se enfoca en ofrecer productos importados de alta calidad–, Ponce trabaja con una gran variedad de productos, de los cuales resaltan los cortes de carne Angus, pues este deli/restaurante cuenta con la licencia para vender Certified Angus Beef. Sebastián disfruta de preparar carne Angus, en particular el strip loin con aceite de trufa, por el sentimiento que le produce aquel plato, Esta carne me transporta a las parrilladas en un fin de semana familiar, a una tarde soleada para compartir, en donde la carne es la estrella”. Cuando los comensales prueban el strip loin de Datu Deli, se transportan a una experiencia elevada de brasas, en donde se ofrece la mejor calidad de carne, pero se mantiene la calidez de un momento en familia. A los Socios Diners Club, se les recomienda acompañar este plato con un risotto de champiñones y una ensalada fresca, además de un maridaje con el vino de la casa: Marqués de Cáceres.

La comida puede transportarnos a un sentimiento, un recuerdo, un lugar, en cuestión de segundos, es lo que la convierte en algo tan memorable. Hoy en día, visitamos restaurantes para vivir momentos únicos, por eso invitamos a nuestros Socios a visitar Los Troncos, ZFood, Datu Deli, y toda la amplia oferta gastronómica que tiene nuestro país, para vivir una experiencia que los transporte y llene de emociones.