Por DinersClub |

La pandemia nos ha cambiado la vida a todos. Nos hemos adaptado a una nueva realidad y muchas de nuestras actividades han tomado una forma distinta. Los días más duros del confinamiento ya pasaron, y ahora, con todas las medidas de bioseguridad, la vida busca volver a la normalidad.  En el caso de los restaurantes, estos implementaron muchas estrategias para permanecer activos durante este tiempo. El delivery fue la vía de salida para seguir brindando experiencias gastronómicas y el disfrute de la buena mesa, esta vez desde casa.

A partir de junio, con la disposición oficial de reapertura, los restaurantes volvieron a abrir sus puertas. Después de meses difíciles, las luces del salón se encienden y los fogones en la cocina recobran vida. Los consumidores están de regreso. Conocedores, sibaritas y foodies, todos, esperamos con ansia este momento: aquellos restaurantes en los que nos sentimos como en casa vuelven a abrir sus puertas.  Los protocolos y medidas de bioseguridad (aforos reducidos, distanciamiento entre mesas, pantallas de separación, menús digitales) se cumplen para que nuestros Socios puedan sentirse en espacios seguros y confiables.

A continuación, te contamos sobre tres restaurantes que visitamos en nuestra primera salida:

Image
Restaurante Casa Gangotena

Casa Gangotena

El restaurante de Casa Gangotena, con su propuesta de cocina mestiza siempre nos sorprende.  Con una vista privilegiada de la Plaza de San Francisco, ícono del Centro Histórico de Quito, su gastronomía nos transporta a las cuatro regiones del país. Ingredientes locales y frescos, con variedad de colores, sabores y texturas, son trabajados con técnicas culinarias contemporáneas para lograr platos únicos y llenos de historias. Inspirados en la riqueza de nuestra tierra, el restaurante ofrece una cocina de autor altamente creativa, producto de la investigación y del manejo de la técnica y el producto.

Image
Cenando en un restaurante

La coctelería de Casa Gangotena no se queda atrás y es un homenaje también a los ingredientes locales. Clásicos, de autor o reversionados, los cócteles propuestos son resultado de mucho conocimiento y creatividad.

Image
Cenando en un restaurante

Nuestra recomendación

Cordero y Pistacho: Cordero andino, envuelto en crocante costra de pistacho y servido sobre espuma de fondo de cordero, romero y salvia. Acompañado de camote glaseado en jengibre y macambo tostado en manteca de cacao.

Canelazo: Caña manabita infusionada en flor de Jamaica y coco, extracto de naranjilla, agua de canela, puré de manzana Gala y reducción de manzanilla.

Y si lo que quieres es una experiencia memorable en casa. Mikuy, la propuesta creada por Casa Gangotena durante la pandemia, es la opción perfecta. Alta cocina en la comodidad de tu hogar. Te invitamos a revisar su menú de alimentos y bebidas.

Carmine Gastronomía y Arte

Image
Carmine

Este restaurante italiano-mediterráneo es un clásico en la ciudad de Quito. Conocido por todos y favorito de muchos, sus clientes son parte de la familia. Llegar a este restaurante, ubicado en la nueva zona financiera y comercial de la ciudad, es llegar a un lugar en el que te sientes como en casa.  Meseros y clientes se conocen. Su exclusivo espacio es elegido para ocasiones especiales, eventos y comidas de negocios.

Image
Carmine

El arte y la gastronomía son características de este restaurante. La cortesía y el servicio son sus marcas distintivas. Carmine, con su cocina de sensaciones, fue el creador de esta propuesta. La confluencia de culturas, gustos y tendencias son su legado. Productos locales y del mundo se ponen en la mesa para ofrecer una cocina internacional, con énfasis en platos típicos italianos. Y como la experiencia tiene que ser completa, la carta de vinos está dispuesta para un correcto maridaje y la barra ofrece cócteles clásicos y licores para antes o después de las comidas.

La casa de estilo francés, rodeada de un gran jardín, nos da el sentido de naturaleza en medio de la ciudad. Cinco ambientes configuran el restaurante y ofrecen espacios para una comida segura.

Image
Carmine

Nuestra recomendación

Spaghetti Frutti di Mare: Pasta con langostinos, camarones, calamares, almejas y mejillones.

Gin tonic: Gin, agua tónica y botánicos a elección. Elige tu perfil de cóctel y en la barra, prepararán el ideal para ti.

La Gloria

Image
La Gloria

La propuesta de cocina peruana y mediterránea de La Gloria llegó a Quito hace 10 años. Desde entonces, este es un espacio dedicado a los placeres sibaritas. Comilonas, fiestas, abrazos, música, celebraciones y encuentros son sinónimos de este restaurante ubicado en el barrio de La Floresta. En La Gloria, cada comida es un ritual: una escena llena de colores, sabores y sensaciones. Con un acento en los mariscos de la costa del Pacífico del Ecuador y de los demás productos locales, en este restaurante vamos a encontrar platos típicos peruanos y preparaciones de orígenes mediterráneos.

Una mención especial, para los amantes del vino, es la tienda del restaurante. Vinos exclusivos del Nuevo y del Viejo Mundo en un mismo lugar, a precios razonables y con la mejor asesoría para elegir esa botella ideal. Los comensales tienen a mano más de 700 etiquetas de vino para disfrutarlas en el restaurante o en casa. Y también a través de la tienda online y con un solo clic, La Gloria Casa de Vinos llega a tu hogar.

Image
La Gloria

Nuestra recomendación

Gran paella marinera de La Gloria: Una combinación de arroz con todos los mariscos  (camarón, calamar, almejas y mejillones).

Mojito: Un cóctel clásico y refrescante. Para beberlo en la barra o como aperitivo antes de la comida.

Para vivir la experiencia de La Gloria desde casa, se creó un menú exclusivo de arroces y paellas. 

Image
La Gloria

¿A qué restaurante te gustaría volver? Cuando lo sepas, recuerda hacer reserva. De esta manera, estás ayudando al restaurante a cumplir con los aforos y a tener todo preparado para tu visita. No dejes de revisar sus sitios web o redes sociales, así podrás contar con información actualizada de horarios, menú y medidas de bioseguridad. Nosotros estamos listos para más experiencias gastronómicas ¿y tú?